domingo, 20 de septiembre de 2015

Fe y abuso sexual en Irlanda - Milenio.com

La noticia estalló como si de una bomba se tratase. Las redes sociales replicaron la noticia que esta semana dio a conocer la BBC de Londres. En Europa el tema va en serio desde hace casi dos décadas cuando comenzaron a aparecer los casos de sacerdotes pederastas en Irlanda, principalmente. La respuesta de las autoridades de ese país fue la integración de un Comité Especial en 2002 que recibiría las denuncias de las víctimas, las indemnizaría y llevaría a la cárcel a los responsables con la condición que no hablaran en público del tema. Los resultados fueron escalofriantes y se dieron a conocer hace casi una década.

Ahora, el tema son las monjas y su participación en los orfanatos en Irlanda. El tema ya había sido abordado por algún cineasta pero ahora, la gravedad de los casos, posiciona el tema en uno de interés global por no tratarse solo de temas de abuso sexual, sino también de violencia física y moral, como fue el caso de las denominadas "Hermanas de la Misericordia" con los asilos de las Magdalenas. En 1999 –dice la BBC- se registró una oleada de denuncias sobre abusos en escuelas, orfanatos e instituciones dirigidas por monjas católicas, curas y miembros de la comunidad eclesiástica en Irlanda. Hasta diciembre de 2014 se habían recibido 16,626 denuncias de las cuales 15,527 recibieron compensación económica.

El abuso sexual practicado por un sacerdote requiere, antes que todo, de una manipulación de la fe y de una víctima en situación vulnerable. Esas condiciones las crean los internados, los orfanatos, las escuelas confesionales y el clero lascivo. Aislados de todo y de todos, los menores de edad son víctimas perfectas para que el abuso se lleve a cabo. Fueron ahí dejados por padres de familia que, de manera ingenua, creyeron en la palabra del sacerdote o de la monja. Miles de niños han sido abusados sexualmente en todo el mundo por religiosos católicos, han sido víctimas de violencia psicológica y de manipulación, al grado de orillar a muchos de ellos al suicidio. La responsabilidad legal es clara por tratarse de delitos cometidos por religiosos y porque su investidura no los exime de la ley humana.

Entonces, el tema de fondo no es la noticia que poco parece interesar en México sobre los abusos en los orfanatos católicos irlandeses, sino que esta práctica ya no es –y quizá nunca lo ha sido- la excepción en temas de abusos sexuales perpetrados por sacerdotes católicos, sino que se ha convertido en la constante, en la regla. Cuando una práctica de abuso sexual aparece en Irlanda, en Alemania, en México, en Estados Unidos, en Inglaterra, en Chile, en España... y cuando la conducta por encubrir el abuso lleva a las mismas decisiones a los obispos en todos los países, estamos hablando de una práctica homologada bajo disposiciones eclesiásticas claras. Ello nos lleva a confirmar que es la Iglesia católica la responsable directa de haber ocultado todos estos casos durante décadas, sino es que durante siglos.

www.sarapozos.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada