domingo, 20 de septiembre de 2015

Afecta porno sexualidad de jóvenes - Terra México

La disfunción eréctil es uno de los problemas sexuales que se ha incrementado en hombres de 18 a 20 años y el consumo acrítico de pornografía ha contribuido, advierten especialistas.

Expectativas irreales sobre lo que debe ser un desempeño sexual, basadas en lo que ven en este tipo de contenidos, y el miedo a fallar en la intimidad, son algunas de las causas, coinciden.

David Álvarez, psicoterapeuta del Círculo de Estudios en Psicoterapia Existencial, explica que el abuso de material sexualmente explícito puede crear estereotipos.

"Varios chicos consideran, por lo que ven ahí, que si no tienen un miembro enorme, si no eyaculan a borbotones o no duran horas en el coito, no son funcionales en el sexo", describe.

Además, la idea de que los hombres deben dar placer, indica, genera una gran carga en ellos y el miedo a no cumplir puede inhibir la respuesta del organismo durante un encuentro sexual.

"A esa edad tienen las primeras relaciones sexuales activas, piensan que tienen que quedar bien. Se cargan ese peso, se olvidan de sus sensaciones y eso estorba en un encuentro sexual", comenta Álvarez.

Los hombres, añade, no tienen que estar disponibles siempre para el sexo, también se cansan o no tienen ganas y eso es normal, no significa impotencia.

En ese sentido, la sexóloga Silvia Olmedo expresa que las mujeres deben tener claro que si un hombre dice "no", o si tiene un problema de erección, no implica que ellas sean la causa.

Agrega que la aparición de modelos exuberantes en videos pornográficos propicia que muchos jóvenes consideren que sólo pueden tener placer con chicas de grandes dimensiones y, al sobreestimularse, les cuesta excitarse con una mujer real.

Sin embargo, prohibir a los adolescentes ver pornografía, menciona Álvarez, no es la solución, sino brindar educación sexual libre de prejuicios desde edades tempranas, ya que ese material lo pueden encontrar en todos lados, con amigos o en internet.

El especialista recomienda hablar de sexualidad con los hijos sin pena, sin ponerse rojos o haciendo gestos y sin huir de las preguntas.

Esto contribuirá a que los jóvenes sean capaces de mirar pornografía críticamente, saber que la sexualidad se debe experimentar con responsabilidad, que una situación de sometimiento no es placer, y que lo que sucede en la pornografía no es real.

"Para disfrutar del erotismo no tenemos que ser perfectos, en él no cabe la vergüenza, el dolor o la culpa, si una relación sexual se vive con incomodidad, vale la pena acercarse a un especialista".

  Reforma - Todos los derechos reservados. Está prohibido todo tipo de reproducción sin autorización.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada