jueves, 2 de julio de 2015

¿Qué es el posporno? - Clarín.com

El posporno nació como una respuesta al porno tradicional y con la intención de generar un espacio donde se pueda producir otro tipo de pornografía, tanto desde una "mirada feminista y subversiva", como la define la periodista Laura Milano en un catálogo sobre una muestra que se realizó en 2012, sino también la posibilidad de que sea "autogestiva". La performance que se hizo ayer en los pasillos de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA no fue la primera en Argentina, en los últimos años ya hubo varias en centros culturales no tradicionales.

En ese texto Milano explica que "si hasta hace unos años la discusión en torno a la pornografía despertaba la irritación de ciertos sectores del feminismo" por considerarlo una manifestación de opresión hacia la mujer, la pospornografía se consolidó como "arma de combate" contra esos mandatos.

En palabras de Paul B. Preciado (quien antes fuera Beatriz Preciado), autor del libro Testo Yonki y el Manifiesto contrasexual, "el mejor antídoto contra la pornografía dominante no es la censura, sino la producción de representaciones alternativas de sexualidad".

El origen del posporno se remonta al 2002 en España, donde Agueda Bañón y María Llopis crearon un blog de pornografía alternativa que estuvo activo durante 5 años. Allí publicaron un manifiesto, en el que hablaban de la necesidad de "hacer saltar por los aires los estrechos corsés" que encierran las identidades sexuales y las fantasías eróticas, explica el diario La Vanguardia.

"Un porno que consiga empoderarnos, superar las risitas de instituto, el chiste fácil o el insulto y se atreva a hablar del sexo y de nuestras sexualidades, desde una posición de poder para las que tradicionalmente no la hemos tenido. Y sin olvidar nunca el sentido del humor", es lo que buscan las artistas, que han participado de múltiples performances como la que ayer se realizó en la UBA.

El posporno nace, entonces, de la imposibilidad de hacer un catálogo pétreo. Categorías como heterosexualhomosexual o bisexual no son suficientes para definir un cuerpo que quiere ser dominado por el relato convencional. Es por eso que el movimiento proviene del pensamiento queer, con Foucault como auténtico filósofo de cabecera, actualizando sus reflexiones sobre el panóptico, el control y el castigo al diferente. Hay que ir contra toda taxonomía. "La multiplicidad de nuestros deseos y de nuestros cuerpos no puede categorizarse", escriben Bañón y Llopis.

Milano, autora del libro Usina Posporno, explica el posporno en los siguientes términos: "Basta una película porno para encontrar aquellos recursos que una y otra vez se repiten en todas las otras películas del género: el sexo es penetración, eyaculación, orgasmo. Siempre el mismo relato con el mismo 'happy ending'. Esta fórmula responde a la concepción de la sexualidad heteronormativa (donde lo ´normal´ es lo hetero) y coitocentrada (donde el sexo es el coito y los genitales son la única zona erógena del cuerpo).Frente a esto, la pospornografía propone una completa deconstrucción de género: las dicotomías de masculinidad/femineidad, varón/mujer, penetrador/penetrado, activo/pasivo son asumidas como construcciones o tecnologías; es decir como posibilidades y no como esencias". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada