viernes, 3 de julio de 2015

Interrogan vida sexual de Lance Armstrong - Noticias Voz e Imagen de Oaxaca, Chiapas y Tuxtepec

NUEVA YORK, EU.- El juicio federal contra Lance Armstrong en Estados Unidos alcanzó un plano íntimo.

Ahora la fiscalía quiere saber si un testigo clave en el escándalo de dopaje de Armstrong tuvo relaciones sexuales con el ex ciclista.

La involucrada es Stephanie McIlvain, ex representante de la firma Oakley de lentes de sol, una de las antiguas patrocinadoras del siete veces ganador del Tour de Francia, títulos que luego le retiraron por admitir dopaje.

Sin embargo, los abogados defensores de Armstrong consideraron que eran irrelevantes estas interrogantes para el caso.

"Este tipo de preguntas son irrelevantes, diseñadas sólo para avergonzar o molestar, y deben ser prohibidas", argumentaron los litigantes del ex pedalista de acuerdo a documentos judiciales que dio a conocer el periódico USA Today.

El gobierno está demandando a Armstrong en nombre del Servicio Postal de Estados Unidos (US Postal), con el argumento de que nunca habría pagado más de 30 millones de dólares para patrocinar al equipo de ciclismo si hubiera sabido que estaban violando el contrato por dopaje.

Y añaden que Armstrong se enriqueció injustamente, así que buscan una triple indemnización bajo una Ley de Reclamos, es decir por un total de 100 millones de dólares.

TESTIGO CLAVE

Stephanie McIlvain estuvo presente, junto con otros dos testigos, cuando Armstrong admitió que había utilizado algún tipo de esteroides, EPO, hormonas o testosterona en declaraciones hechas a un doctor en un hospital de Indiana en 1996, ya que el ciclista estaba recibiendo tratamiento para el cáncer.

Pero en 2005, ella dijo bajo juramento que no recordaba haber escuchado esas palabras, esto por otra batalla legal entre la promotora deportiva SCA y Armstrong, ya que la compañía se negaba a pagarle al pedalista porque consideraba que estaba haciendo trampa en las carreras.

Los otros dos testigos en la habitación del hospital era el también pedalista Frankie Andreu y su esposa Betsy, quienes declararon haber escuchado la revelación de Armstrong.

El testimonio de Betsy se produjo en una batalla legal sobre si se le debería pagar el premio de 5 millones de dólares por haber ganado el Tour en el 2004. La compañía encargada de pagar el premio congeló el finiquito alegando que Armstrong hizo trampa.

Al final, el pedalista estadounidense ganó el caso po 7.5 millones de dólares a la promotora SCA. Y esta decisión ayudó a Armstrong a retener a sus patrocinadores, entre ellos Oakley, cuyo vicepresidente era el esposo de McIlvain.

El hecho de que McIlvain haya negado haber escuchado la confesión de Armstrong, abrió suspicacias de que quizá tuvieron alguna relación cercana entre sí.

Ahora, los abogados de Armstrong están solicitando una orden de protección para que se eviten preguntas de carácter sexual hacia McIlvain durante el juicio federal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada