miércoles, 1 de julio de 2015

El año del buen sexo / Sexo con Esther - ElTiempo.com

Si en sus balances de año viejo ustedes, señoras y señores, sintieron que en materia de sexo el saldo quedó en rojo, tienen que contar la mejoría en este aspecto como uno de los propósitos inaplazables del 2015.

Si los orgasmos fueron esquivos el año pasado, no tienen por qué serlo este también. Piensen, para empezar, que la falta de pareja no puede seguir siendo una limitante.

El onanismo, prosaicamente conocido como el “yo con yo”, también hace parte de la actividad sexual, que toda persona debería explorar, sin mojigatería, sin pena... Existen, cómo no, nuevas técnicas que lo convierten en una práctica menos maquinal, y que este año vale la pena explorar, solos o acompañados...

Otro propósito tendrían que ser las mejoras en su piso pélvico. Estoy muy segura de que cuidarlo no está dentro de sus prioridades, y la verdad es que mantenerlo en forma (y hablo de los músculos que lo conforman) le aportará sensaciones placenteras a usted y a su pareja.

Hay ejercicios, técnicas y otras herramientas especiales para eso; busque manuales, que los hay, en la red o consulte con su médico. Lo importante es que se quiera y empiece ya.

Como sé que desconoce lo que es un masaje erótico, y tal vez lo confunde con una imposición de manos que termina en la cama, me adelanto a decirle que se equivoca y que le caería muy bien uno de ellos, sobre todo si muchas partes de su cuerpo, distintas a las del departamento inferior, aún no saben que pueden ser protagonistas en las faenas bajo las sábanas.

Nada mejor para descubrir respuestas, sensaciones y relajar hasta el alma que uno de estos masajes. Propóngase, al menos, saber en qué consisten.

Haga lo posible por que al finalizar este año acumule aunque sea una escapada con su pareja a un sitio donde el mueble principal sea la cama.

Sacar los polvos de la rutina es el mejor antídoto contra la anorgasmia y la frigidez, y es la herramienta ideal en eso de que las relaciones se renuevan de abajo hacia arriba.

Por nada del mundo deje que los nuevos días pasen sin comprometerse a empujar hacia arriba la frecuencia de sus encamadas para este año. Y cuando hablo de encamadas me refiero a las de verdad, en las que el gusto es el que manda y el placer, la única tarea.

En otras palabras, y esto va para todos, mejorar la sexualidad debe convertirse en un punto prioritario de su lista de compromisos para este 2015.

No olviden â€"y eso está demostradoâ€" que si el aquello anda bien, todo lo demás también. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada