martes, 13 de enero de 2015

Sexo y vacaciones: una apuesta a la comunicación - AIM Digital

Durante el año, las parejas en general se ven pocas horas en la semana, y dedican sábados y domingos a descansar o a atender cuestiones familiares que postergan los días hábiles. El resultado es inevitable: pocas horas para la intimidad, el amor y el placer. Entonces, las vacaciones surgen como una oportunidad para tener infinidad de horas para  el amor y el sexo, si lo desean. ¿O no…? "Con mucho tiempo disponible puede reaparecer la sexualidad o se puede descubrir que la falta de tiempo era una excusa para evitar el contacto. Tener espacios propios es clave", señaló a AIM la presidenta de la Asociación Sexológica del Litoral (Asel), Silvia Darrichón.

La relación entre el juego y el placer en  nuestras vidas recrudece en vacaciones.

La relación entre el juego y el placer en nuestras vidas recrudece en vacaciones.

En diálogo con esta Agencia,  la profesional y agregó: "no solo tiene que ver el tiempo disponible sino el liberarse de las preocupaciones que son las que estresan. La pareja con muchas horas disponibles para estar juntos, lejos de obligaciones y preocupaciones tiene más oportunidades para favorecer el encuentro y potenciar la comunicación".

-¿La falta de encuentros amorosos es suma de responsabilidades o sirve para tapar algunas cuestiones de las que no se hablan?
-Nunca es unicausal…como todo lo que tiene que ver con el comportamiento humano es sumamente complejo. Ya no es 'el sexo se hace pero no se habla', sino que en el tema hay un cambio importante en el que los medios han tenido mucho que ver en lo positivo. Creo que tenemos que saber que es importante que las personas sepan que se puede hablar y lo hagan, que busquen información y que hablen en pareja.

Para Darrichón, es importante conversar las cuestiones relacionadas con el sexo, pero "por crianza, por lo menos en mi generación, esto no se hacía, al contrario, se silenciaba".

La experta, que también es  coordinadora de la región Litoral de la Asociación Argentina de Sexología y Educación Sexual (Aases) aseveró a AIM que si en la pareja existe una buena comunicación sexual -no sólo desde lo genital- sino observando los signos que se usan para establecer un vínculo, "lógicamente que lo del calor será relativo,  aún  cuando sea un desborde provocado por el verano. Todos sabemos lo que pasa con la pasión: alcanza su cúspide, se puede apagar pero si se la estimula puede retornar con mucha fuerza".

Intimidad en vacaciones
En la temporada se vacaciones queda expuesta la realidad de cada pareja. "El periodo de descanso es todo un tema en la pareja. Cuando funciona bien, pero las obligaciones cotidianas le restan espacio y los momentos de encuentros son pocos, las vacaciones serán beneficiosas. Libres de presiones y responsabilidades, reaparece la sexualidad. La clave está en si la pareja tiene buena comunicación y un vínculo afectivo y erótico. Las relaciones sexuales en general aumentan en frecuencia y satisfacción, sabiendo que la pasión del comienzo cambia por un erotismo más calmo con el correr de los años pero que permanece".

Pero esta circunstancia no acontece en la mayoría de los casos. "Puede ocurrir que no estemos habituados a compartir tanto tiempo juntos con nuestra pareja y esto hace que arrastremos problemáticas más profundas que no se trataron en mucho tiempo. Sucede que a veces, lo urgente hace que perdamos de vista lo importante y ahí surgen los  roces y dificultades, porque no estamos habituados a compartir con el otro.

Por eso es importante conversar antes de salir y tener claro que seguramente, la realidad no satisfacerá las expectativas que tenemos en los días de descanso, ya que cuando la pareja tiene problemas sexuales o conflictos sin resolver, éstos aflorarán en las vacaciones con mayor intensidad", comentó Darrichón.

Pero no todo está perdido, aunque la sensación de "ya no es lo mismo" aparezca en el tiempo de descanso y relax. "Es un muy buen momento para potenciar el vínculo y enriquecerlo, pero siempre hay que saber que no todo tiene que ser hermoso y salir perfecto porque estamos de vacaciones. Hay que tener claro a qué vamos, cuál es el rol que desempeñará cada uno para que el tiempo de intimidad se utilice para el disfrute y no para el reproche. Hay que aprender a relajarse y disfrutar pues esta condición incrementa el deseo; las vacaciones son el momento propicio para mejorar la vida sexual de la pareja".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada