sábado, 19 de octubre de 2013

Técnico neozelandés sabe a qué se enfrentan - Diario Digital Juárez


 Los "All Whites" neozelandeses, quienes deben enfrentar a la selección de México en la serie de repechaje por un boleto a la próxima Copa del Mundo Brasil 2014, no intimidan a su rival, planteó esta mañana el diario deportivo de Costa Rica "Al Día".

No obstante su condición de cuatro veces campeón de Oceanía (1973, 1998, 2002, 2008) y su participación en dos campeonatos mundiales durante las ediciones de 1982 y 2010, la selección de Nueva Zelanda tiene poco peso a nivel internacional, aseguró el periódico de circulación nacional.

Aún sus mejores jugadores que cuentan con desempeño en equipos de otros países, son escasamente conocidos fuera de esa nación insular de Oceanía, indicó la nota informativa titulada "Nueva Zelanda contra la historia" .

"El rival de México en el repechaje tiene poco peso a nivel mundial. Su técnico admite que tienen una serie muy difícil por delante. Nueva Zelanda se presentará al repechaje contra México como la víctima del 'Monstruo Verde' (Selección Mexicana), indicó.

"Lo dice la historia, las estadísticas y la tradición futbolística de ambas naciones y si fuéramos maliciosos, también la lógica económica y comercial del ente que rige el futbol, la FIFA, puntualizó.

"Entre sus figuras, Nueva Zelanda cuenta con Shane Smeltz, jugador sin nombre a nivel mundial pero que es el máximo goleador en la historia de la A-League (Primera División de Australia). Además, ha militado en clubes de Inglaterra y Turquía", señaló.

"También aparece Winston Reid, otro desconocido en el mundo futbolero excepto para los coterráneos. Reid capitaneó al West Ham United de Inglaterra en la Segunda División inglesa, y logró el ascenso", siguió enumerando.

"El campeón de Oceanía tienen dos mundiales mayores. España 82, donde perdió sus tres juegos, y Sudáfrica 2010, cuando se fue invicta con tres empates, incluyendo un histórico 1-1 con Italia. Para asistir a dicha Copa del Mundo, Nueva Zelanda superó a Bahrein en el repechaje", agrega.

"Pero todo eso es poco para intimidar a México, y su técnico Ricki Herbert es muy realista", expresa el artículo.

"'Jugar en el Estadio Azteca significa enfrentar la presión de 105 mil aficionados y la altura de dos mil metros. México se vio salvado por su archirrival: Estados Unidos. Nosotros preferíamos a Panamá, pues nos parece que era un rival más accesible', dijo", según el diario.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada