jueves, 10 de octubre de 2013

Quimioterapia sin perder pelo - La Rioja

Un pauelo, una peluca, o un gorro son las prendas ms habituales con las que muchos enfermos de cncer tratan de ocultar los efectos ms visibles de la lucha contra ese mal. Y es que la calvicie es el principal sntoma externo de los pacientes que se someten a quimioterapia. Una caracterstica que en ocasiones estigmatiza y desmoraliza a estas personas justo cuando mayor fortaleza emocional requieren. Sin embargo, una nueva tcnica basada en enfriar las clulas del cuero cabelludo, denominada Dignicap, ha logrado evitar la cada del 90% del pelo simplemente colocando un casco que mantiene el cabello a una baja temperatura mientras recibe las sesiones de quimioterapia. Estos son los datos prometedores anunciados ayer por la doctora Ana de Lara, oncloga del Centro de Patologa de la Mama-Fundacin Tejerina y responsable del proyecto piloto desarrollado en Espaa.

La quimioterapia afecta a las clulas cancerosas pero tambin a las sanas, especialmente a las ms activas como las del cuero cabelludo, lo que provoca la cada del pelo. Para minimizar este problema es necesario disminuir la absorcin de dichas clulas de los frmacos que se introducen por va intravenosa mediante el enfriado del pelo. Sin embargo, hasta ahora se utilizaban sistemas poco prcticos como bolsas de hielo o gorros mal preparados que provocaban quemaduras por fro y fuertes dolores de cabeza. La novedad del sistema Dignicap radica en que se perfecciona la tcnica mediante el uso de un casco de silicona revestido con tela de neopreno que cubre perfectamente el cuero cabelludo de los pacientes. Dispone de unos sensores que permiten controlar la temperatura y distribuirla de manera homognea y evitar las temidas jaquecas.

El casco est enchufado a una mquina -una especie de aire acondicionado- que enfra paulatinamente el cabello hasta los 5 grados centgrados. El paciente debe colocarse dicho casco unos 20 minutos antes de empezar con la quimioterapia para que alcance la temperatura idnea al iniciar el tratamiento. De esta forma se consigue que las clulas queden 'dormidas' y no absorban esos elementos qumicos. Con este sistema lo que se intenta es, durante la administracin de la quimioterapia, mantener las clulas del cuero cabelludo lo menos activas posibles, explic la doctora De Lara. Adems, otra de las ventajas de este sistema, distribuido por la empresa japonesa Sysmex, es que otorga una mayor proteccin y desaparecen las quemaduras por fro.

La tcnica ha sido probada hasta en 6.000 pacientes de diversos pases con unos resultados ms que esperanzadores. El 83% de los usuarios no requirieron pelucas para cubrirse la cabeza. En Espaa, el proyecto piloto llevado a cabo por la Fundacin Tejerina en cinco pacientes con cncer de mama ha logrado que mantengan el 90% del cabello tras someterse a quimioterapia. La conservacin del cabello refuerza la confianza en uno mismo y devuelve una parte de la energa perdida durante la lucha contra el cncer, asegur la doctora De Lara.

Ampliar la muestra

El siguiente paso es ampliar la muestra mediante un estudio clnico con ms pacientes que comenzar en enero. En primer lugar se tratar a pacientes que reciban el ciclo de quimioterapia por primera vez. Despus con aquellos que ya hayan recibido algn ciclo anteriormente. Una vez concluido el ensayo, entre seis meses y un ao, y si los resultados son positivos podr generalizarse y estandarizarse su uso.

Por otra parte, la Fundacin Tejerina, especializada en el tratamiento del cncer de mama, insisti en la necesidad de que las mujeres se realicen una mamografa anual al menos a partir de los 45 aos. Y es que el doctor Armando Tejerina, director cientfico de este centro especializado, record que el 45% de estos cnceres se detectan en pacientes menores de 50 aos. Por eso recomend empezar las exploraciones a partir de los 25-30 aos. Hay un aumento de la frecuencia y cada vez en edades ms tempranas, insisti.

La fundacin organizar unas jornadas gratuitas de puertas abiertas el prximo 16 de octubre enmarcadas en el da mundial contra esta enfermedad. Las asistentes podrn participar en talleres donde se explicarn con simuladores cmo deben autoexplorarse para reconocer los bultos y anomalas sospechosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada