lunes, 21 de octubre de 2013

Investigan a una banda cordobesa que vende autos mellizos en ... - La Gaceta Tucumán

Una banda oriunda de Córdoba, integrada por gitanos, viaja con frecuencia a Tucumán para vender autos y camionetas que fueron robados en otras provincias. O al menos, eso es lo que sospechan los policías de la Brigada de Investigaciones Oeste, a cargo del oficial José Díaz, quienes comenzaron a analizar esa posibilidad a partir de varias denuncias de compradores estafados que recibieron.

La investigación se inició el 29 de septiembre pasado, cuando los uniformados secuestraron un Fiat Palio en una estación de servicios ubicada a la vera de la ruta 38, en la ciudad de Monteros. Al principio todo parecía normal, pues la patente del vehículo no registraba ninguna irregularidad. Sin embargo, después descubrieron que la numeración del motor y del chasis correspondían a otro dominio y que ese auto tenía pedido de secuestro por robo.

Según les comunicaron las autoridades de la Oficina de Verificación de Dominios, el Fiat Palio pertenecía a Silvia Esther Yman, domiciliada en el partido 3 de Febrero, en la Provincia de Buenos Aires.

"Mellizos"

En el momento en el que realizaron el secuestro, el vehículo era conducido por un remisero que realizaba viajes desde Monteros hasta La Quebrada del Portugués. Al conductor también le secuestraron documentación apócrifa.El caso del Fiat Palio robado fue la punta de un ovillo que comenzó a desenmarañarse de a poco. Con el paso de los días, los investigadores advirtieron que una banda delictiva ingresaba vehículos "mellizos" por la zona oeste de la provincia -con documentación apócrifa- para estafar a todo cliente que se les ponía enfrente y, además, que esta agrupación estaría integrada por gitanos de Córdoba.

Los policías de la Regional Oeste comenzaron a implementar controles en las rutas hasta que dieron con una nueva pista. El viernes pasado, secuestraron una camioneta Chevrolet S-10 en la ruta provincial 307, a la altura de una zona conocida como La Mesada. En este caso, la patente tampoco coincidía con el número de chasis y tenía un pedido de secuestro emitido por la Policía de Córdoba.

Al ser indagado por los uniformados, el conductor de la camioneta explicó que vive en Tafí del Valle y que le había comprado el vehículo a un gitano. Cuando mostró la documentación que le había dado el vendedor, los policías confirmaron que también era apócrifa. El hombre además precisó que había pagado una parte en efectivo y a cuenta del saldo había entregado un antiguo auto de su propiedad.

El hermano también

Unos días después, el hermano del tafinisto estafado se presentó de manera voluntaria en la comisaría de La Reducción para entregar una Chevrolet Meriva. Este hombre también argumentó que se la había comprado a gitanos y la Policía, una vez más, constató que se trataba de un vehículo robado.

El oficial Díaz le comunicó el hecho a la fiscalía de Instrucción de la I° Nominación del Centro Judicial Monteros, a cargo de Mónica García de Targa, quien continuó con la investigación.

También lograron determinar que los sospechosos operan en esta provincia con la complicidad de contactos locales y que se alojan en hoteles del sur y de San Miguel de Tucumán cada vez que llegan para concretar alguna de las maniobras delictivas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada