jueves, 31 de octubre de 2013

El PRD asume la negociacción con Hacienda y el PRI - El Economista

Leonor Flores y Tania Rosas / El Economista

La madrugada de este miércoles, el PAN en el Senado abandonó la sesión en la que se debatía el paquete fiscal, luego de no obtener los votos para tirar la homologación del IVA en la frontera. La ausencia de los panistas fue aprovechada por el PRD.

Algunos senadores perredistas, encabezados por su coordinador, Miguel Barbosa, sostuvieron una reunión de cinco horas con el coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa; con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; y el subsecretario de Ingresos, Miguel Messmacher, a quienes les doblaron la mano para que aceptaran varios cambios en materia fiscal. El encuentro fue en un restaurante de Paseo de la Reforma.

A cambio, acudieron a la sesión 11 perredistas de la corriente de los Chuchos y aliados, para formar quórum en el Senado y desahogar la miscelánea fiscal, pese a que los 38 escaños de los panistas y los cinco del PT estuvieron vacíos.

La sesión comenzó casi 16 horas después de decretado un receso. Desde la madrugada, Emilio Gamboa trató de convencer a los panistas de que volvieran al recinto y expusieran sus más de 100 reservas que presentaron a la miscelánea, pero fracasó.

El coordinador de la bancada panista, Jorge Luis Preciado, dejó claro: "no vamos a regresar a la sesión para que de una vez terminen el PRI y el PRD y por supuesto el Verde Ecologista, anexos y conexos, y aprueben esta gravísima miscelánea fiscal, que le hace un daño terrible a los bolsillos de los que menos tienen".

Tuvo que intervenir la Secretaría de Hacienda luego de que el PRD amagó con abandonar también la sesión. Los senadores Miguel Barbosa, Dolores Padierna, Alejandro Encinas y Armando Ríos Píter fueron los cabilderos ante los funcionarios federales.

Lograron que las deducciones de las prestaciones laborales pasen de 47 a 50% y garantizar un instrumento que evite que los empleadores busquen transferir a los trabajadores el costo de esta eliminación de la deducción.

Que el seguro de desempleo sea financiado con dinero del presupuesto federal y salvaguardar el ahorro de vivienda de los trabajadores; que la tasa del ISR permanezca en 30% para quienes ganan hasta medio millón de pesos al año y pasar de 5 a 8% el impuesto a la comida chatarra.

Ríos Píter pidió no caer en el discurso simulado del PAN en favor de los que menos tienen, pues, acusó, sus reservas obedecieron a cabilderos, a empresarios,que presionaron en el Senado.

Mientras tanto, Preciado advirtió que el PAN esperará la reunión de comisiones, en la que se debatirá la Ley de Ingresos 2014, para fijar el posicionamiento de su bancada en contra de la ley y, sobre todo, en contra de la deuda de 750,000 millones de pesos que busca contraer el gobierno federal en los próximos 14 meses, monto equivalente al Fobaproa.

tania.rosas@eleconomista.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada