domingo, 13 de octubre de 2013

Autos sin conductor: a la vuelta de la esquina - Vanguardia Liberal

Esta semana la casa automotriz Mercedes Benz presentó su primer vehículo que se maneja a sí mismo, sin requerir asistencia de su conductor.

El prototipo forma parte de su línea S-Class, en la que la empresa lleva años innovando en términos tecnológicos, y no tiene sensores visibles ni diferencia alguna con sus otros modelos ultraelegantes.

Mientras tanto, un nuevo jugador en el mercado automotriz y la empresa más grande de la Internet compiten por poner a los consumidores tras el volante de un vehículo autónomo antes que Mercedes.

A la vuelta de la esquina

Aunque hay excelentes pilotos de carreras y conductores extremadamente inteligentes, la mayoría de seres humanos tiene un desempeño pobre detrás del volante; manejar es repetitivo en el mejor de los casos, y a menudo también es estresante.

Y basta un conductor negligente para bloquear una vía importante de cualquier ciudad durante horas.

Afortunadamente, estos problemas están a punto de quedar en el pasado, conforme los vehículos autónomos se vuelvan más populares. Y los primeros modelos, aunque muchos consumidores no lo esperan, llegarán al mercado durante los próximos años.

Mercedes Benz sacó su vehículo de pruebas S 500 Intelligent Drive a hacer un recorrido de 60 millas; un modelo con toda la elegancia que caracteriza las máquinas producidas por esta casa automotriz, sin aditamentos visibles.

Y sin embargo, el S 500 está equipado con una larga lista de sensores que le permiten analizar su entorno y recorrer el camino sin ayuda de un ser humano. Mercedes espera que este sistema de navegación esté listo para vehículos de producción masiva antes de 2019.

Tecnología disruptiva

Hay jugadores más afanados que Mercedes por poner vehículos autónomos en las carreteras de todo el mundo. Google quiere tener un vehículo que pueda navegar la mayoría de carreteras del planeta 99.9999% sin ayuda de un ser humano para 2017.

Elon Musk, fundador y director ejecutivo de Tesla Motors, opina que los vehículos autónomos son "inevitables" y que "estarán listos antes de lo que la gente piensa".

La casa automotriz confirmó que tiene un equipo de investigadores cada vez más grande trabajando en sus propios modelos autónomos, pero no ha establecido fechas puntuales como meta de lanzamiento.

Pero ni Google ni Tesla son casas automotrices clásicas. La primera ni siquiera hace vehículos, y la segunda todavía lucha contra los fabricantes que tienen decenas de años en el mercado y son reconocidos a nivel mundial.

Los vehículos autónomos, los primeros robots que cambiarán radicalmente su vida y la impactarán a diario, tienen además la posibilidad de causar una enorme disrupción en el mercado automotriz, y dar una ventaja a empresas que, además de fabricar vehículos de calidad, desarrollen los mejores sistemas de inteligencia artificial.

Más que prevenir

Más allá de estimular la innovación dentro de la industria automotriz, los vehículos autónomos tienen la ventaja de reducir dramáticamente los accidentes de tránsito causados por negligencia.

Hasta ahora los vehículos autónomos han demostrado ser ultraseguros. Google, por ejemplo, ha recorrido 500 mil kilómetros en sus vehículos autónomos con sólo 1 accidente. Que ocurrió cuando un conductor humano asumió control del vehículo para parquearlo.

Pero son los habitantes de ciudades grandes quienes pueden sacar el mayor provecho a esta nueva tecnología. Además de reducir fatalidades, los sistemas de inteligencia artificial de los vehículos prometen mejorar el tráfico enormemente.

Cuando la mayoría de vehículos en la carretera sean autónomos, la eficiencia del tráfico podría incrementar dramáticamente. Una noticia excelente para ciudades donde las horas pico se han convertido en un generador de estrés cotidiano.

Como ventaja extra, los dueños de un vehículo autónomo verán sus gastos en gasolina reducidos gracias a la optimización que puede hacer sobre su consumo, con cada metro de camino recorrido. Lo que también se traduce en menos polución.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada