jueves, 24 de octubre de 2013

Araujo, antes de pensar en irse, quiere a Chivas líder como América - Esto

23 de octubre de 2013

GUADALAJARA.- Tras más de ocho años en Primera División, para muchos Patricio Araujo no ha alcanzado el nivel que prometía cuando fue capitán Campeón del Mundo en el Sub-17 de Perú 2005. El "Pato" ha alcanzado la regularidad, pero no ha podido ser de nivel de Selección Nacional ni estar entre los mejores contenciones al término de un torneo.

Esto podría orillar a que muchos lo vean como un candidato a salir de la institución como "moneda de cambio"; sin embargo el casaca "5" del Rebaño no quiere irse en medio de una crisis y mira hacia arriba en la tabla, pues añora estar en el primer lugar nuevamente, casilla que ahora es del odiado rival, el América.

"Lo que puedo decir es que nos duele la situación que está viviendo el equipo y no queremos que esto quede así, vamos primero a hacer nuestro esfuerzo por terminar estos partidos bien, me queda un año de contrato y las decisiones serán de parte de la directiva, pero tengo una sed de revancha, de que esto sea de la otra manera, como le está yendo al Club América de que seamos líderes en el torneo, es algo que quisiera dejar aquí, no irme ni tirar la toalla", dijo a pregunta expresa de EL OCCIDENTAL.

Al igual que muchos de sus compañeros, Araujo dice estar viviendo momentos difíciles, pues incluso en la calle es complicado darle explicaciones apropiadas a los fieles seguidores del Guadalajara que sufren por el mal paso del equipo.

"Cuando vas en la calle siempre estás pensando, quisiera que fuera diferente, a veces es incómodo llegar a un lugar, a fuerza alguien llega a preguntarte tu estado de ánimo, que por qué no ganas, esos detalles, es normal, como persona tienes que dar la cara y hacer referencia a sus comentarios con la mayor objetividad que puedas. Quiero cambiar esto, con la experiencia, dedicación, esfuerzo, quiero cambiarlo, no quiero estar así, quisiera estar en otra faceta, de ganador", agregó el de Colima.

Finalmente, y en un tono muy ecuánime, el canterano del chiverío aceptó que ha llegado a derramar lágrimas de frustración por no poder levantar al equipo junto a sus compañeros.

"Sí (he llorado), hace unos juegos, de no saber por qué no te salían las cosas como tú quieres, se llega a sentir, no de tristeza, si no de coraje que no puedas obtener por lo que tú has trabajado toda la semana", subrayó.

El Rebaño continuará trabajando este jueves para luego viajar a Morelia, donde mañana visitarán a Monarcas en el Estadio Morelos. (Ernaldo Moritz/ESTO Jalisco)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada