jueves, 19 de septiembre de 2013

Valdés vuela, Messi la rompe - Mundo Deportivo

Sin miedo. El Ajax de Frank de Boer presentó un once para no renunciar a tener jugadores arriba que pudieran darle algún gol. Sigthorsson y Bojan se movieron en el frente de ataque pero lo que más me gustó, en el primer tiempo, fue lo limpio que sacó la pelota el conjunto holandés apoyándose casi siempre en su guardameta Vermeer.

Partido abierto para un Barça que desde el primer momento comprobó que la clave no era mover rápido el balón, eso lo tiene muy trabajado el Ajax, era vencer en el uno contra uno para generar profundidad. Y como no, Neymar fue el primero en 'buscar' a Van Rhijn pero su posterior disparo lo atajó Vermeer (siempre adelantado para reducir portería pero… con el riesgo de encajar una vaselina).

Después de eso, el primer cuarto resultó intrascendente porque no hubo partido en las áreas. Un problema para la presión del Barcelona en la zaga de Moisender, Denswil y cía es que resultó incompleta porque Messi trabajó a ráfagas -por dentro- y la salida casi siempre prosperó.

Eso sí, cogió el balón, le hicieron una flagrante falta en el 21' y la clavó aprovechando el medio metro que le ofreció Vermeer. Gol, nueve minutos emergentes del Barça pero sin encontrar el último pase; ése que Cesc, Iniesta o el propio Leo saben hacer.

Ritmo discontinuo

Las dos grandes oportunidades creadas por el Ajax, las únicas veces que se zafaron de la marca de Mascherano y pudieron atacar de cara a la portería azulgrana, Víctor Valdés las resolvió con un gran despeje a remate de cabeza de Van Rhijn y una parada al duro Duarte. Empate evitado, psicología del duelo controlada. Cuando salvó el penalti en contra, el Camp Nou le rindió el merecido 'homenaje'.

Volviendo a la valoración de lo colectivo, al equipo de Tata le faltó continuidad en el ritmo. Mucha anchura atacante, arrancadas de Iniesta, Neymar y alguna de Leo pero lograr romper el entramado defensivo visitante. En el segundo acto el partido cambió, a mejor para el Barça, porque ASÍ LO QUISO Messi. No se puede explicar…

Arrastre, pase y gol

El segundo gol del conjunto blaugrana llegó gracias al perfecto movimiento de Alexis -llevándose al lateral Blind- que permitió dos cosas: ofrecer el pase de Busquets a Leo y la finalización del '10' tras recortar con frialdad al propio defensor mencionado. El 2-0 nos llevó a ver un remate, ¡con la rodilla!, de Messi que dejó petrificado a Vermeer y boquiabierto al Camp Nou. El Barça quería desatarse definitivamente pero el Ajax -con sus cambios para lograrlo- quería hacer su anhelado gol. El resultado fue dos goles más anotados por Piqué de cabeza, el tercero, y el cuarto también para el 'inexplicable'. Al final, exhibición de Valdés, Camp Nou.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada