domingo, 15 de septiembre de 2013

Usan autos abandonados como depósitos de droga - DiarioPopular.com.ar

Los autos abandonados no sólo son un problema de higiene urbana sino que ahora los delincuentes los utilizan como "depósitos" de las drogas que luego venden por los barrios. El fenómeno genera preocupación entre los vecinos de Capital Federal y Conurbano bonaerense, que reclaman a las autoridades la urgente remoción de la chatarra en la que se han convertido los rodados derruidos por el vandalismo y el paso del tiempo.

En Colegiales advirtieron que en las últimas horas fue detenido un dealer que utilizaba un coche afincado sobre la calle Roque Pérez al 2600 para almacenar estupefacientes. Desde la ONG "Defendamos Buenos Aires" se hacen eco de estas denuncias y acusan al gobierno porteño de mostrar "desidia" frente a los "miles de coches abandonados" en la Ciudad de Buenos Aires.

En este sentido, el titular de la entidad, Javier Miglino, explicó que los rodados sin dueño "constituyen un peligro para la seguridad de la gente porque los delincuentes los usan como refugio para robar y esconderse y porque se utilizan como 'alacenas' para la droga".

Para el también abogado, un caso emblemático "lo representa la calle Roque Pérez, en pleno barrio de Colegiales, donde cuatro autos abandonados constituyen un riesgo constante e incluso hace unas horas la Policía Federal detuvo a un individuo que usaba uno de los rodados para guardar droga que luego vendía en la zona".

En este contexto, el dirigente consideró que "los vecinos están azorados por la actitud ignominiosa de Mauricio Macri que se aboca a colocar globos amarillos de cara a la campaña electoral del Pro y no se preocupa en fletar cuatro grúas para que retiren esos coches".

Por otra parte, los habitantes de los barrios aducen que pese a las múltiples llamadas a la línea de emergencias 147, los coches derruidos siguen recostados sobre la acera.

El joven apresado en las últimas horas utilizaba un viejo Chevy, estacionado sobre Roque Pérez, para almacenar estupefacientes.

Pero el fenómeno no sólo afecta la Ciudad sino que se replica en el conurbano. Luis Vicat, especialista en seguridad ciudadana, confirmó que "en distintas localidades del Gran Buenos Aires ocurre lo mismo. Los narcos los usan como depósitos de drogas e incluso como una casilla de correo para los potenciales clientes. Les dicen que vayan y retiren un paquete de debajo de un asiento en 15 minutos, por ejemplo".

"A los dealers les cierra el asunto para llevar a cabo sus operaciones: si llegara a detenerlos la Policía no tienen la droga encima. En ocasiones se han descartado allí elementos recién robados", agregó Vicat.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada