domingo, 8 de septiembre de 2013

Una caravana de autos recorrió las calles de Miami-Dade exigiendo ... - El Nuevo Herald

Gritando consignas a favor de la reforma migratoria, unos 30 manifestantes recorrieron las calles y avenidas de Miami-Dade el viernes en una caravana de vehículos que se desplazó a las oficinas locales de los legisladores federales que participan en el esfuerzo en Washington por legalizar a millones de inmigrantes indocumentados.

Desde Doral hasta West Kendall, los manifestantes entregaron cartas instando a los legisladores a trabajar más duro para aprobar una reforma migratoria.

La caravana de por lo menos una docena de vehículos fue la más reciente de una serie de manifestaciones periódicas aquí por parte de activistas que defienden los derechos de los inmigrantes, que temen ahora que la crisis en Siria pudiera demorar o descarrilar la reforma migratoria.

La manifestación fue organizada por una coalición de organizaciones hispanas y activistas de inmigrantes en el sur de Florida, incluyendo el grupo de Miami conocido como Organización Hondureña Francisco Morazán, la Fundación Salvadoreña de la Florida y Hondureños Unidos de Davie, Florida.

?Recorrimos las calles principales de Miami-Dade para visitar a todos los legisladores para exigir que salgan públicamente para convencer a sus colegas para que sea aprobada la reforma migratoria?, dijo Francisco Portillo, presidente de la Organización Hondureña Francisco Morazán.

Además de buscar la aprobación por el Congreso de la reforma migratoria, Portillo dijo que otro objetivo de los manifestantes era presionar al presidente Barack Obama para que ordene una suspensión de las deportaciones mientras el Congreso decide actuar sobre la posible legalización de los inmigrantes indocumentados.

?El mensaje más claro de nuestra manifestación es para el presidente Obama?, apuntó Portillo. ?Si está realmente interesado en hacer algo por nuestra comunidad, entonces emita una orden ejecutiva para detener las deportaciones?.

La caravana de vehículos, todos con banderas de Estados Unidos así como pancartas en pro de la reforma migratoria, partió a las 10:00 a.m. de la Iglesia Saint Michael en La Pequeña Habana.

La primera parada fue en las oficinas en Doral del Senador Marco Rubio y el representante Mario Diaz-Balart . Los dos republicanos cubanoamericanos están jugando un papel clave en la promoción de la reforma migratoria en el Congreso.

Rubio es uno de los miembros del llamado Grupo de los Ocho que con éxito logró aprobar un proyecto de ley migratoria bipartidista en el Senado en junio.

Diaz-Balart pertenece al llamado Grupo de los Siete que elabora una propuesta migratoria bipartidista en la Cámara de Representantes.

Portillo y el resto de los manifestantes entregaron una carta en las oficinas de ambos legisladores exhortando a la aprobación de la reforma migratoria.

La carta exige que los legisladores se centren más en la reforma migratoria y no en los acontecimientos en el extranjero ?una clara alusión a la crisis de Siria.

?Exigimos que se preste la atención necesaria a nuestro problema doméstico antes de resolver los problemas de otros países?, dice la carta.

La segunda parada fue en la oficina del congresista Joe García, demócrata de la Florida, en el 12851 de la calle 42 del suroeste.

La tercera parada fue en la oficina de la congresista Ileana Ros-Lehtinen , republicana cubanoamericana, en el 4960 de la avenida 72 del suroeste.

La caravana terminó ante el monumento de Bahía de Cochinos en la esquina de la Calle Ocho y la 13 avenida en La Pequeña Habana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada