jueves, 26 de septiembre de 2013

Un terremoto de 7,7 grados dejó 338 muertos en Pakistán - El Tribuno.com.ar

El último recuento de víctimas por el terremoto que ayer sacudió el sudoeste paquistaní asciende a al menos 328 muertos y unos 440 heridos, pero las autoridades alertan de que el número de fallecidos y afectados puede ser aún mayor.

Los equipos de rescate se afanan por encontrar sobrevivientes en la remota zona del sudoeste del país que ha quedado muy afectada por el que ya se ha convertido en uno de los sismos más mortíferos de la década en Pakistán.

Un portavoz del Gobierno regional de la provincia de Baluchistán, Mohamed Buledi, aseguró en rueda de prensa que se han contabilizado 328 fallecidos y 440 heridos, la mayoría de ellos en el área de Awarán, según recoge el medio local Dawn.

"Me temo que el número de muertos aumentará", confesó Buledi, quien reveló que está siendo muy complicado para los equipos de rescate llegar a las zonas afectadas, debido a que el terremoto ha deteriorado "enormemente" las vías de comunicación.

El secretario de Interior de la provincia de Baluchistán, Asad Gilani, detalló con anterioridad que "entre las víctimas hay mujeres y niños" y que "la prioridad es recuperar los cuerpos que se hallan bajo los escombros y trasladar a los heridos a los hospitales".

El epicentro del terremoto, con una magnitud de 7,7 grados en la escala de Richter, se localizó en el área de Khuzdar, a más de 200 kilómetros de Awarán, y tuvo lugar a 10 kilómetros de profundidad, según el Departamento Meteorológico de Pakistán.

De acuerdo con medios locales, el temblor se notó en varias localidades del país asiático y llegó a sentirse incluso en la capital de la vecina India, Nueva Delhi, y al otro lado del golfo de Omán, en los Emiratos Arabes Unidos y Omán.

"Al mediodía llegaron equipos especializados de rescate para acelerar las tareas de ayuda", dijo el portavoz Kamran Zía, quien reconoció que se espera que aumenten las víctimas.

Emergió una isla tras el temblor

Una isla de unos 214 metros de longitud y 16 de altura ha emergido a unos 200 metros de la costa del extremo sudoeste de Pakistán tras el terremoto que ayer sacudió esa región del país, informó una fuente oficial. Según Tufail Baloch, vicedirector administrativo de Gwadar -la ciudad más cercana-, la isla fue visitada por un centenar de personas en una primera misión de exploración, a la espera de la llegada de un equipo de expertos de Islamabad.

"La hemos recorrido y parece estable", precisó Baloch, que formó parte de esa primera misión de exploración y que indicó que el equipo de expertos que se espera que llegue de la capital será el encargado de tomar muestras de roca y lodo para sacar conclusiones.

El funcionario explicó que los lugareños más ancianos dicen recordar que una isla semejante emergió tras un terremoto registrado en la región en 1935.

"Aquella isla desapareció diez años después de repente y de manera misteriosa, por lo que ahora puede pasar igual", apuntó.

El seísmo, de 7,7 grados en la escala Richter, en uno de los más mortíferos de la década en Pakistán, un país donde se registran con frecuencia movimientos telúricos, que mucha veces resultan devastadores para pueblos y habitantes.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada