viernes, 20 de septiembre de 2013

Sinaloa, otro estado mexicano azotado por tormenta Manuel - El Universo

El aeropuerto internacional de Culiacán está cerrado temporalmente, las clases suspendidas y unas 750 personas fueron evacuadas de los municipios Navolato, Culiacán y Angostura. Ese es el panorama que se vivió en el estado de Sinaloa (noroeste), que ayer fue golpeado por Manuel, que se reactivó como huracán y luego como tormenta tropical, por lo que se pronostican lluvias intensas en el centro-oeste del país.

Manuel, la misma tormenta que devastó Acapulco, tocó tierra ayer por segunda ocasión, pero ahora en costas de este estado norteño del Pacífico.

El país se vio azotado desde el pasado fin de semana por Manuel del lado del Pacífico y de manera casi simultánea por el huracán Íngrid, que entró por el golfo de México y que ya se ha disipado.

Luis Felipe Puente, coordinador nacional de Protección Civil del gobierno, informó a la televisora Foro TV que en México se han registrado 97 decesos y más de 50 mil evacuados, de los cuales unas 33.000 personas están en albergues.

Las autoridades de protección civil de Sinaloa informaron que algunas zonas comenzaron a inundarse y que más de 2.000 personas fueron evacuadas de pequeñas poblaciones de pescadores en la costa.

Las autoridades también están atentas a una baja presión en la Península de Yucatán, en el sur, que según los pronósticos podría convertirse en tormenta en los siguientes días.

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio, dijo ayer en MVS Radio que al menos 22 de los 31 estados del país han sido afectados en mayor o menor medida por las lluvias.

Mientras, en el azotado balneario de Acapulco, en Guerrero, los vuelos comerciales y militares continuaban evacuando desde su anegado aeropuerto a los miles de turistas varados por las lluvias. La mayoría seguía en improvisados refugios en centros comerciales.

Según Osorio Chong, ya habrían sido trasladados a la capital mexicana 11.500 evacuados de los 40.000 que se calcula quedaron atrapados en este puerto turístico, cuya colapsada carretera hacia Ciudad de México se reabriría hoy.

En tanto, los sobrevivientes de La Pintada, un remoto pueblo montañoso que también fue afectado el fin de semana por el paso de Manuel e Íngrid, recuerdan cómo un alud de tierra, rocas y barro bajó por una ladera y barrió con prácticamente la mitad de esta población del estado de Guerrero.

"Se perdieron la escuela, el kinder, la iglesia, todo se lo llevó (el deslave)", dijo Ana Clara Catalán, de 17 años, en un centro de convenciones habilitado como refugio, adonde han llegado 45 habitantes de la comunidad La Pintada, donde el pasado fin de semana hubo 97 muertos y 50 mil evacuados.

Entre los damnificados está Amelia Saldaña, una madre soltera de 43 años que perdió a sus cuatro hijos: unos gemelos de 5 años, uno de 7 y otro de 17. Ella se salvó porque había acudido a la plaza de la comunidad, a una celebración por del Día de la Independencia, para conseguir un poco de la preparación de maíz que regalarían. Cuando corrió a casa, al escuchar el alud, esta había desaparecido.

33 mil
Es el número de damnificados en albergues en este país.

 

Solidaridad: Mensajes
Mensaje papal

El papa Francisco envió un mensaje de pésame a los familiares de las víctimas de las graves catástrofes naturales que sacuden a México, informó el Vaticano.

El Salvador
El Salvador, mediante la Cancillería, se solidarizó ayer con México por la tragedia ocasionada por los ciclones tropicales Ingrid y Manuel.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada