miércoles, 18 de septiembre de 2013

SECUESTRADORES DE LAMELA ROBARON CUATRO AUTOS EN ... - Terra Argentina

Los delincuentes que el viernes secuestraron en la localidad bonaerense de Vicente López al hermano menor de Erik Lamela, el ex futbolista de River que juega en Inglaterra, robaron cuatro autos en los 40 minutos que duró el hecho, según determinaron los investigadores.

Fuentes de la investigación informaron hoy a Télam que luego de la declaración que brindó la víctima, Axel Lamela (18), se pudo determinar que los secuestradores no se dieron cuenta de que el joven cautivo era el hermano del volante zurdo que el mes pasado fue transferido de la Roma de Italia al Tottenham de Inglaterra en 30 millones de euros.

La víctima reveló ante los detectives de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) de San Isidro y en la fiscalía federal de ese distrito que los secuestradores que abordaron su auto eran dos, aunque se sospecha que pudo haber un tercer cómplice actuando de apoyo.

En los 40 minutos que duró el cautiverio de Lamela, los delincuentes cometieron un raid que incluyó el robo de cuatro autos, señalaron las fuentes.

La banda llegó manejando un Fiat Qubo robado, con ese auto interceptaron a Lamela en la calle Navarro entre Carlos Calvo y Mendoza de Carapachay, Vicente López, donde se pasaron a su BMW X1.

Luego, abandonaron el auto de alta gama de la víctima para robar en la calle un Ford Focus y, por último, se apoderaron, también a mano armada, de un Renault Fluence.

Otro detalle del secuestro es que, según las fuentes consultadas, el pago del rescate se hizo en la puerta de la casa del propio Lamela, en Carapachay, donde su padre les entregó a los delincuentes una suma de entre 4.000 y 5.000 pesos en efectivo.

"También querían a toda costa la consola de juegos PlayStation de la víctima, pero como el chico se la había prestado a un amigo, no formó parte del rescate", dijo a Télam uno de los investigadores.

Con el Renault Fluence, los captores se dirigieron a la villa La Rana de Villa Ballester, en el partido de San Martín, donde se bajaron y le dejaron a la víctima el vehículo robado en marcha para que volviera manejando a su casa.

Lamela se comunicó con su familia para avisar que había sido liberado y se fue manejando hasta la comisaría.

"Las comunicaciones se hicieron con el celular de la víctima, un Blackberry Z10 de última generación que se lo devolvieron porque sabían que tenía GPS y los podían rastrear", señaló la fuente.

Las huellas levantadas en los cuatro autos robados abordados por los secuestradores son la única pista que ahora tienen el fiscal federal de San Isidro, Fabián Céliz, y la DDI.

Algunas de las secuencias del secuestro fueron captadas por las cámaras de la municipalidad de Vicente López, pero "las imágenes no sirven para nada por su baja calidad", dijo uno de los pesquisas.

Además, las huellas digitales levantadas por los peritos fueron llevadas a la sede de la Policía Científica de San Isidro, pero allí estaba fuera de servicio el sistema AFIS (la base de datos de improntas dactilares de personas con antecedentes), por lo que un policía de Carapachay tuvo que viajar hoy hasta La Plata para cargar los rastros.

En su cuenta de Twitter, el propio Axel Lamela contó a sus amigos, familiares y seguidores algunos detalles del secuestro.

"Me robaron con la camioneta y me llevaron a dar unas vueltas pero todo bien por suerte jaja", dijo.

En otro tuit, contó que los secuestradores le sacaron "el chip", pero le dejaron el celular "por suerte".

"Gracias a todos por preocuparse. Por suerte salió todo bien y no me pasó nada", escribió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada