martes, 17 de septiembre de 2013

Rebeldes sirios en el patio de una residencia en Alepo. // Reuters - Faro de Vigo

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, anunci ayer ante el Consejo de Seguridad que los inspectores de la ONU desplazados a Siria han confirmado, de modo "indiscutible y abrumador", el uso de gas sarn en el ataque del 21 de agosto en Siria contra el barrio de Guta, situado a las afueras de Damasco. Ban calific el ataque de "crimen de guerra" y expres su esperanza de que los responsables sean llevados ante la justicia. El informe de los inspectores no atribuye autora alguna al ataque.

El secretario general se mostr "profundamente conmocionado" por la investigacin, y lament que el informe haya concluido que se usaron armas qumicas a una escala "relativamente grande", lo que tuvo como consecuencia la muerte de civiles, "incluidos muchos menores de edad".

Ban detall al Consejo que el equipo liderado por el profesor sueco Ake Sellstrm entrevist a ms de 50 supervivientes, personal mdico y personal de los equipos de emergencia, y recogi una treintena de muestras medioambientales en las zonas de impacto del ataque. El 85% de las muestras de sangre analizadas dieron resultado positivo por exposicin al sarn, mientras que 34 de los 36 afectados examinados mostraron evidencias de envenenamiento.

El secretario general detall que algunas de las vctimas del ataque fueron diagnosticadas como afectadas con "compuestos organofosforados" y mostraron sntomas "claros" asociados al sarn, como "prdida de conciencia, dificultades respiratorias, visin borrosa, vmitos y convulsiones".

Estos hechos, concluy, confirman el mayor uso de armas qumicas contra una poblacin civil desde que el rgimen del dictador Sadam Husein atac en 1988 a poblaciones kurdas del norte de Irak. En consecuencia, Ban reiter al Consejo que la comunidad internacional tiene la "responsabilidad moral" de llevar a los responsables ante la justicia y de garantizar que las armas qumicas no vuelvan a utilizarse como instrumento de guerra.

"Ahora, la unidad del Consejo de Seguridad ser crucial. Dada la gravedad de la situacin, urjo al Consejo a considerar vas para garantizar que se cumple el plan (propuesto por Rusia) a travs de una resolucin clara", dijo Ban, quien celebr el acuerdo alcanzado el pasado sbado en Ginebra por EE UU y Rusia para la entrega y destruccin del arsenal qumico sirio antes de mediados de 2014.

No clara, sino "fuerte" fue la resolucin que pidieron ayer en Pars EE UU, el Reino Unido y Francia. Las tres potencias precisaron que ha de tratarse de una resolucin "que prevea consecuencias serias" si no se cumplen los acuerdos de Ginebra, en una apenas velada alusin a resucitar el ataque militar aparcado por el acuerdo del pasado sbado.

Los reunidos pretenden, adems, que la solucin a la guerra civil siria se halle en una mesa negociadora y no en el campo de batalla. "No hay una solucin militar a este conflicto, la solucin es poltica", dijo el ministro de Exteriores francs, Laurent Fabius, quien compareci ante la prensa junto con el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y el ministro britnico de Exteriores, William Hague, tras haberse reunido los tres con el presidente francs, Franois Hollande. En esa comparecencia, Kerry insisti en que no se tolerarn "medidas dilatorias" y en que si se produce un incumplimiento por parte de Damasco "habr consecuencias". Kerry proclam que "si la diplomacia fracasa, la opcin militar sigue encima de la mesa".

La peticin de una resolucin "fuerte" no gust en Mosc, cuyo ministro de Exteriores, Serguei Lavrov, no dud en criticarla. "Considero que, en cierta medida, esto es tergiversar la realidad, ya que con Kerry acordamos claramente cmo hay que actuar. Hay que actuar en el marco del derecho internacional", dijo Lavrov, quien desde el sbado insiste en subrayar que el acuerdo no prev amenazas militares, mientras que Kerry no insiste menos en proclamar lo contrario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada