viernes, 27 de septiembre de 2013

Interpol, tras la caza de la “viuda blanca” por masacre - Vanguardia Liberal

Interpol emitió ayer una orden de captura internacional contra la británica Samantha Lewth-waite, apodada la "viuda blanca", a pedido de Kenia, indicó en un comunicado la organización internacional de Policía, con sede en Lyon, este de Francia.

Lewthwaite, de 29 años, conocida también con el nombre de Natalie Webb, es buscada por Kenia por tenencia de explosivos y conspiración para cometer un crimen, cargos que remontan a diciembre de 2011.

Su nombre volvió a ser citado recientemente como posible participante en el ataque a un centro comercial de Nairobi cometido por un comando de shebab somalíes.

El nombre de la británica, convertida al Islam en la adolescencia, se cita regularmente desde hace años en casos de terrorismo en el este de África.

Su rostro sonriente enmarcado por un velo ocupó varias veces la primera plana de la prensa británica, tras los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres, dado que su marido, Germaine Lindsay, era uno de los kamikazes.

Desde hace aproximadamente dos años, Samantha Lewthwaite, madre de tres hijos, está prófuga de la justicia.

Difundida en 190 países, la "ficha roja" de Interpol (orden de captura con fines de extradición) es "una de las herramientas más potentes para perseguir a fugitivos internacionalmente", según la organización con sede en Francia.

Kenia llora a víctimas

Kenia enterraba ayer a las víctimas de la matanza del centro comercial Westgate en Nairobi, sobre la que aún persisten numerosos interrogantes sin respuesta.

Familiares de luto acudían a los funerales de las víctimas, cuyos cuerpos fueron rescatados de entre los escombros del lujoso centro comercial.

En todo el país, las banderas ondeaban a media asta, en el segundo día de duelo nacional de los tres que decretó el Gobierno, en honor a las 67 personas que perdieron la vida en ese ataque.

Durante la mañana, más de 2.000 personas acudieron a rendir un último homenaje a Ruhila Adatia, de 31 años, una popular presentadora de televisión, embarazada en el momento de su muerte. La enterraron al mismo tiempo que otra de las víctimas, Shairoz Dossa, de 44 años, madre de tres niños y, como ella, de confesión ismaelita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada