jueves, 26 de septiembre de 2013

Conagua pide 300 mdp para evaluar presas; 115, peligrosas - Milenio.com

México • En el país existen 115 presas y bordos con fallas que representan un alto grado de riesgo y que pueden ocasionar muertes, daños o destrucción de poblaciones, de carreteras, de infraestructuras eléctricas, en zonas productivas y hasta "parálisis económica".

Así lo estableció la Comisión Nacional del Agua (Conagua) en un documento en el que solicita a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público autorización para ejercer 300 millones de pesos, para realizar estudios y así decidir alternativas para mejorar la seguridad en esas presas e, incluso, "de no ser posible, recomendar ponerlas fuera de servicio".

Después de los huracanes Ingrid y Manuel, la Conagua trabaja en el reporte actualizado de las presas, sobre el estado actual que guardan en las entidades que resultaron afectadas como Guerrero, Veracruz, Sinaloa y Tamaulipas.

En la reunión nacional de evaluación de las zonas de desastre, realizada ayer, el director general de la Conagua, David Korenfeld, informó que se mantiene especial vigilancia en 57 presas y 67 ríos "que siguen en niveles de alerta", y que trabajan con los particulares que operan 70 por ciento de las más de 5 mil 100 presas que hay en México, "para determinar el riesgo que tiene cada una de ellas, porque aunque sean pequeñas o grandes, al verter por ahí avanzan grandes cantidades de agua".

Respecto a las 115 identificadas como de alto riesgo e incluidas en el compromiso 51 del Pacto por México, que se encuentran en 23 de los 32 estados del país, con una población superior a 90 millones de habitantes, requieren 200 análisis en materia geológica, geotécnica, hidráulica, estructural y funcional, así como evaluaciones de ordenamiento territorial para verificar las condiciones en la zona de influencia de las presas o bordos; en particular, invasión de embalses y cauces, crecimiento de población y desarrollo de infraestructura.

La Conagua no cuenta con personal suficiente, equipos de exploración, laboratorios ni programas de cómputo para realizar dichos estudios.

"De no realizarse los estudios descritos anteriormente y las obras necesarias que de ellos emanen, las afectaciones por la falla de las presas se verán reflejadas en la pérdida de vidas humanas, centros de población urbanos y rurales, infraestructura existente (vías de comunicación o electricidad), zonas productivas (agrícolas, ganaderas, pesqueras, avícolas o industriales), así como desabasto en el suministro de agua potable, parálisis económica, entre otros", advierte la Conagua en el documento.

En el Proyecto de Inversión entregado por la Conagua a la SHCP para su autorización, se advierte que durante la temporada de lluvias o incluso en su operación normal, las presas y bordos "pueden representar situaciones de peligro por la falla en sus estructuras y, en consecuencia, daños a la población, a sus bienes e infraestructura ubicada aguas abajo, susceptible de resultar afectadas en caso de un desbordamiento por insuficiencia de la obra de excedencias, ruptura o falla total de la cortina. El peligro aumenta por el envejecimiento de las estructuras, el diseño inadecuado y la falta de conservación".

La Conagua estableció también que durante los últimos 20 años, se han reportado 187 presas falladas o en peligro de falla, correspondiente a 3.7 por ciento del total, y la mayoría de ellas se debe a rebases de la cortina por insuficiencia del vertedor, tubificación del cuerpo de la cortina y deslizamientos.

Informa además que se realizan solo inspecciones visuales para identificar anomalías y posibles fallas, y a partir de ésas, se catalogaron 115 presas y bordos con riesgo alto para la población.

Este tema está incluido en el compromiso 51 del Pacto por México, que establece revisar y rehabilitar a las presas con alto riesgo. Los estudios servirán para tomar medidas de mejoramiento de seguridad estructural, funcional y operacional.

La Conagua calculó que realizar estos estudios solo con sus recursos materiales y humanos llevaría 10 años y una inversión de 480 millones de pesos, por lo que decidió, como mejor opción, contratar a empresas públicas o privadas para estos análisis con un costo de 300 millones de pesos.

Según el plan de la Conagua, para 2018 se concluirán las acciones resultantes de los estudios y se podrán conocer las acciones que se requieren.

El programa de estudios especializados a presas de almacenamiento, derivadoras y bordos en alto riesgo, está contemplado en la partida presupuestal 62905.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada