sábado, 28 de septiembre de 2013

Acercamiento entre EEUU e Irán sobre programa nuclear iraní - Listín Diario

La 68 Asamblea General de Naciones Unidas fue el escenario idóneo para propiciar un acercamiento entre Estados Unidos e Irán y relajar las tensiones por el programa nuclear de la nación persa (asegurando fines pacíficos) frente a Occidente (considerando peligroso las posibles armas.) El discurso del nuevo presidente iraní, Hasan Rohaní, fue el más esperado por indicios que llevaría un mensaje conciliador. Durante su ponencia, condenó las sanciones contra Irán, pero dijo estar dispuesto a mostrar mayor transparencia en su programa nuclear.

A diferencia de su antecesor Amadineyah, ni negó el holocausto ni promovió la desaparición de Israel. En una entrevista posterior, mandaba un mensaje de paz y amistad a los estadounidenses y dijo que esperaba llegar a un acuerdo en un plazo de 3 a 6 meses. De su lado, en su discurso ante la Asamblea, Obama ofreció resolver las diferencias de manera pacífica, aunque pidió al régimen que dé pasos concretos hacia la transparencia nuclear.

Días después, se reunieron los representantes de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad más Alemania con el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, para conversar sobre el programa nuclear, y luego este último a solas con el Secretario de Estado de EEUU John Kerry.

La reunión fue calificada por Zarif como "muy constructiva", y Kerry se declaró complacido con el nuevo tono positivo de Irán. Un avance concreto, sería que, como pide EEUU, Irán se adhiriera al protocolo que permite las verificaciones de los inspectores sin notificación previa del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNPN) del cual forma parte.

Hay cierto escepticismo sobre un posible deshielo ya que acercamientos anteriores se frustraron. Incluso, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, considera que Irán solo intenta ganar tiempo para producir armas atómicas. Sin embargo el entorno sería favorable para Rahoni.

Las sanciones impuestas se estarían debilitando. Asimismo, la negativa de Rusia y China de aceptar un reporte que concluyó que Irán había violado las sanciones, despejan el camino para darle un chance a la diplomacia. Hasta la misma Casa Blanca se ha negado a aumentar sanciones como presionan grupos en EEUU.

De su lado, el tono más conciliador iraní respondería a que, al parecer, las sanciones han tenido un gran impacto en su economía, recortando su producción de barriles de petróleo por día en 1,2 por el bloqueo de la compra.

Queda la interrogante sobre el poder real que tiene para tomar decisiones el presidente iraní, cuando la última palabra la tiene el líder supremo, Alí Jamenei quien había criticado su anterior gestión al frente de las negociaciones del programa nuclear por haber "cedido mucho a Occidente".

Además cabe la posibilidad de que lo excluya del proceso, como hizo con Ahmadinejad.

No obstante, al parecer, esta vez, Rohani, tiene el favor del líder. Jamenei apoyó su pedido de que las Guardias Revolucionarias (creadas para proteger el sistema islámico) se mantuvieran fuera de la política.

En una reciente fatua dijo que condenaba el armamento nuclear, y según Rohani, le dio el visto bueno a las negociaciones.

Se está a la expectativa de que estos acercamientos finalicen o al menos disminuyan décadas de hostilidad, que siguieron la ruptura de relaciones diplomáticas con la crisis de los rehenes en 1979, tras la revolución iraní. 

HISTORIA DEL PROGRAMA NUCLEAR IRANÍ
El Programa nuclear de Irán empezó en la década de 1950 bajo el mandato del presidente Sha Reza Palevi con la colaboración de EEUU. Después de la Revolución iraní de 1979 el programa es detenido, y tiempo después reanudado. Actualmente, consiste en varios centros de investigación, enriquecimiento y extracción de uranio, y una planta nuclear

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada