viernes, 30 de agosto de 2013

Sin cambios en seguridad - El Economista

Verónica Macías / El Economista

El presidente Enrique Peña Nieto rendirá su Primer Informe de Gobierno en un contexto severamente complicado por el malestar y la demanda social, derivado de una crisis de violencia en el país, sin proyectos concretos en la materia, así como con el surgimiento de autodefensas, que han coadyuvado a una mayor inestabilidad, coinciden analistas.

Edna Jaime, consejera permanente dentro del Consejo Nacional de Seguridad Pública, explica que el gobierno federal no ha podido recuperar su autoridad en ciertas regiones del país, al contrario hay algunas zonas en las que parece que se debilita más y es ahí en donde están surgiendo estos grupos de autodefensas.

"Me parece un escenario complejo, con oportunidades para el país para introducir una reforma educativa que mejore la calidad en la educación, una reforma energética que nos permita crecer. Estamos frente a oportunidades que están despertando resistencias y ese será el tono y contexto del primer informe. La también Presidente de México Evalúa afirma que aunque se le ha bajado el perfil mediático a la violencia, ello no significa que no siga siendo preocupante. Para Héctor Larios, coordinador del Observatorio Nacional Ciudadano, hay voluntad del Ejecutivo federal y su gabinete de seguridad para tratar de resolver los temas de inseguridad; sin embargo, apenas están en fase de proyectos, como la creación de la gendarmería y algunos programas de prevención y recuperación del tejido social.

LEJOS DE LOS INCONFORMES

Por su parte, el activista Javier Sicilia menciona que el gobierno federal y la clase política piensan la estrategia de seguridad desde su cubículo, desde sus oficinas, y no están tocando la realidad del país, ya que no toman en cuenta a los grupos inconformes, como los guardias comunitarios, así como el descontento social por la falta de oportunidades en el país.

Larios destaca que a diferencia de la anterior administración, en la actual hay coordinación entre los tres niveles de gobierno, lo que dificulta la labor criminal. Además, considera acertado dividir en regiones al país para combatir los delitos de alto impacto.

Para los tres personajes, algunos de los pendientes de esta administración en materia de seguridad son contar con policías profesionalizadas, el mando único, un mayor acercamiento con la sociedad civil para la definición de las políticas públicas y atender el tema de guardias comunitarias.

Sobre la disminución de 20% de los homicidios, Javier Sicilia mencionó que las cifras se pueden maquillar y los datos son abstractos. Afirma que si no cambia la percepción de la gente, la estrategia no está funcionando. Edna Jaime coincide y explica que los datos que presumió Peña Nieto el martes pasado, cuando afirmó que hubo un decremento, no tienen una metodología sólida.

Tanto Larios como Jaime dan un voto de confianza al presidente Peña, ya que -dicen- tiene la intención de restablecer la paz; sin embargo, esto se reflejará cuando tenga programas concretos, no sólo proyectos, como hasta hoy.

Mientras que Sicilia, quien convocará a una marcha nacional contra la violencia, pide a la clase política: "se le caigan las escamas de los ojos, porque los tienen cerrados".

EL DATO

De cara al primer informe presidencial de Enrique Peña Nieto, la oposición criticó el estado que enfrenta el país. El coordinador de los senadores del PAN, Jorge Luis Preciado, opinó que Peña Nieto dará un informe "delgadito" el 1 de septiembre "porque no hay mucho bueno qué informar.

Tenemos problemas serios en seguridad... en la economía porque vamos a crecer a un ritmo del 1.5 cuando empezamos en 3.6%". Agregó que van casi 8,000 muertos en este sexenio, "cosa que es muy grave".

(Con información de Tania Rosas)

veronica.macias@eleconomista.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada