sábado, 10 de agosto de 2013

¿Racismo o malentendido? - Diario Digital Juárez

Agencias | 2013-08-09 | 21:08

Distrito Federal— La presentadora de televisión estadounidense Oprah Winfrey aseguró que fue víctima de racismo durante un viaje reciente a Suiza, reportó el portal BBC News.

La conductora narró que una dependiente se rehusó a atenderla en una lujosa tienda de bolsas, en Zurich.

A Winfrey, una de las mujeres más ricas del mundo, aparentemente se le dijo que las bolsas en exhibición eran "demasiado caras" para ella.

Sus revelaciones, hechas a un programa de televisión estadounidense, llegan en medio de un debate respecto a los planes de algunos poblados suizos de prohibir que las personas que solicitan asilo político ingresen a lugares públicos.

Winfrey, quien protagoniza el nuevo filme de Lee Daniels, 'The Butler', visitó Zurich el mes pasado para asistir a la boda de la cantante Tina Turner.

Es importante destacar que el popular programa de la presentadora, 'The Oprah Winfrey Show', no es transmitido en Suiza.

La conductora detalló que salió tranquilamente de la tienda sin discutir, pero que la experiencia era prueba de que el racismo sigue siendo un problema.

"Hay dos formas distintas de lidiar con ello. Podría haber optado por hacer un escándalo, pero (el racismo) aún existe, por supuesto que sí", sentenció.

Se disculpan con ella

Daniela Baer, vocera de la oficina de turismo de Suiza, ofreció una disculpa a la presentadora.

"Lamentamos mucho lo sucedido, por supuesto, porque creemos que todos nuestros visitantes y clientes deber ser tratados con respeto, de manera profesional'', externó Baer.

La oficina de turismo también publicó una disculpa en su cuenta oficial de Twitter, en referencia a la vendedora: "esta persona actuó terriblemente mal''.

Trudie Goetz, la dueña de la tienda, dijo a la BBC que una asistente le había enseñado a Winfrey otros artículos antes del "malentendido'' con la cartera, que se mantenía detrás de un aparador.

La empresaria lamentó el hecho, ya que aseguró, su personal está capacitado para dar un buen trato a sus clientes.

"Debo admitir que la empleada es italiana. Claro, habla inglés, pero no tan bien como su lengua materna'', justificó Goetz, "fue un verdadero malentendido''.

La revista Forbes calcula que Winfrey ganó 77 millones de dólares en el año que terminó en junio.

No es la primera vez

El 14 de junio de 2005, Oprah Winfrey llegó a la tienda de Hermés ubicada en el 24 de la avenida Faubourg Saint-Honore en París. La calle es recorrida por turístas y personas adineradas debido a su gran cantidad de boutiques de diseñadores famosos. El periódico New York Post dijo que  personal de Hermés que labora en la entrada no reconoció a Winfrey, puesto que no iba arreglada como suele presentarse en televisión. Los empleados le negaron la entrada y, de acuerdo con la nota, le dijeron que habían estado teniendo un problema con gente de color en esas fechas.

Posteriormente el New York Daily News contribuyó con una versión distinta de la nota, diciendo que Winfrey llegó justó después de que el establecimiento cerrara sus puertas a las 6:30 p.m. y que todos la reconocieron de inmediato. La presentadora vio compradores dentro y preguntó al personal del lugar si podía entrar para hacer una compra rápida. Uno de los empleados le dijo que no, seguido por el gerente de la tienda. Un "amigo" no identificado que fue citado en el Daily News no utilizó el término 'racismo' pero dejó entrever que si Celine Dion o Barbra Streisand hubieran hecho una petición similar, las cosas hubieran sido distintas.

Una portavoz de Hermés dijo que Winfrey llegó cerca de las 6:45 a la puerta y el guardia explicó que la tienda estaba cerrada. La empleada entregó su tarjeta e invitó a Whitney a que regresara el próximo día.

Y tampoco es la única

• Vanessa Williams fue confundida con una mesera en una cena privada pese a que llevaba un vestido de noche

• Condoleezza Rice –antes de convertirse en secretaria de Estado– reprendió a una empleada de ventas por mostrarle joyas para disfraces luego de pedirle sus mejores piezas

• En una ocasión Cornel West llevaba un traje de tres piezas y no pudo conseguir un taxi en Manhattan

 

¿38 mil dólares por una bolsa?

¿Una bolsa de 38 mil dólares? Para la mayoría de las personas es algo impensable. Pero para el sector más acaudalado de la población mundial, se trata de una opción realista, y los compradores no están faltos de opciones.

En las boutiques exclusivas de Singapur, Nueva York o Zurich, donde Oprah Winfrey asegura que un empleado de ventas se negó a mostrarle una bolsa de 38 mil dólares, las bolsas con esos precios son comunes. De hecho, son tan comunes que existe un nivel de lujo más alto para los más ricos de todos.

Un presupuesto de entre mil y 2 mil dólares es suficiente para una de las bolsas menos costosas de marcas de lujo como Prada, Hermes, Fendi, Chanel o Louis Vuitton.

Pero eso es sólo el principio. Muchas marcas crean el mismo tipo de bolsa en toda una serie de telas, desde piel hasta el más costoso cuero de becerro, de víbora y de cocodrilo. La adición de broches de plata o piedras preciosas puede incrementar el precio de venta, mientras que las ediciones limitadas y las creaciones únicas pueden alcanzar cifras estratosféricas.

En el caso de Winfrey, el artículo en cuestión presuntamente fue una bolsa Tom Ford Jennifer –bautizada en honor a Jennifer Aniston, admiradora del diseñador norteamericano. La versión en venta en Trois Pommes en Zurich era uno de los modelos más exclusivos, con precio de 35 mil francos suizos (38 mil dólares).

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada