miércoles, 21 de agosto de 2013

Marino mexicano habría acosado a mujer en Polonia - Diario Digital Juárez

El Universal | 2013-08-20 | 18:01

Distrito Federal— Como si aún no concluyera la batalla campal ocurrida en la playa de la ciudad costera de Gdynia el domingo pasado, la confusión continúa en Polonia, en donde nadie puede explicar con certeza qué fue lo que desencadenó esa pelea, por qué la policía no la evitó y por qué llegó tarde para controlar los disturbios.

La prensa polaca subraya el fin de semana de pesadilla que han provocado en ese país los kiboli, la versión local inspirada en los hooligans británicos, que el sábado provocaron desórdenes durante un partido de futbol en una ciudad y al día siguiente tundieron en otra a marinos mexicanos del Buque Escuela Cuauhtémoc, de visita en el mar Báltico.

De acuerdo con el diario de centro-izquierda Gazeta Wyborcza, uno de los más importantes del país, el grupo de vándalos aficionados al futbol había causado varios escándalos durante la mañana del domingo.

Incluso ciudadanos llamaron al número de emergencia para reportar que habían arrojado varias bengalas en la playa. Aun así, la policía no intervino ni mantuvo vigilancia en el área donde los kiboli acampaban.

Cerca de esa zona, un grupo de tripulantes del buque escuela Cuauhtémoc descansaba.

Según un video difundido por la policía, los extranjeros tomaban cerveza y bromeaban en grupo.

Pasadas las 15:00 horas, dos jóvenes se apartaron unos metros del resto y se acercaron a una mujer polaca, uno de ellos se aproximó a ella y estiró la mano.

Ella lo rechazó con la mano, dio media vuelta y luego giró la cabeza hacia los mexicanos para decirles algo.

Segundos después, arribó en tropel la pandilla de kiboli y se desató la pelea.

De acuerdo con el testimonio de una bañista que descansaba en la playa, publicado el lunes por la Gazeta Wyborcza, el mexicano que se aproximó a la joven polaca en realidad le dio una nalgada y ella le gritó algo al alejarse.

Esta versión es parte de las investigaciones de la policía de Gdynia sobre la riña, confirmó al periódico el funcionario Adam Gruzlewski.

En las redes sociales polacas se habla de esta versión y se critica tanto el acoso a la mujer por parte de los mexicanos como el vandalismo del grupo de facinerosos polacos a quienes, más que la defensa de la joven en la playa, les interesaba la pelea en sí misma, según los comentarios más críticos.

Sin embargo, el escándalo y el incidente diplomático con México han hecho que las autoridades polacas eviten hablar de quién comenzó el incidente para centrarse en la brutalidad de los kiboli.

Por ejemplo, Wojciech Szczurek, presidente de la Gdynia, emitió desde las primeras horas un comunicado al respecto que la prensa polaca difundió:

"En relación con el brutal ataque de un grupo de varios cientos de pseudoaficionados del equipo Ruch Chorzow contra los huéspedes de nuestra ciudad (...) expreso mi mayor indignación y espero un severo castigo de todos los culpables".

Ni en el gobierno ni en la prensa local quieren dar argumentos a los kiboli para que sean vistos en este incidente como defensores de una mujer polaca ante acosadores mexicanos. Sea cual sea en origen de la bronca, ha sentado muy mal en la opinión pública en general que numerosos hombres borrachos tundieran a un puñado de visitantes extranjeros invitados por las autoridades, al grito de palabras ofensivas como brudasy (inmundicia) y czarnuchy (negros).

De acuerdo con Gazeta Wyworcza, hay tres polacos detenidos y un mexicano que está abordo del Cuauhtémoc a disposición de la policía pero bajo la supervisión del capitán del buque.

El diario no aclara si su situación se debe a una activa participación en la pelea o si es el mexicano que presuntamente acosó a la mujer polaca que caminaba en la playa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada